Category Archives: De la Lengua

De puto, puta y otras puterías

putadeputoDurante la pasada Copa Mundial de Futbol se calificó como racista y discriminadora a la porra mexicana por gritar “puto” cada que el portero del equipo contrario despejaba. La Federación Mexicana de Futbol se vio amenazada con una sanción por lo que se argumentó que el grito no era un insulto, sino una costumbre de la afición que no zahería a ningún homosexual, por lo tanto no era resultado de la homofobia. La FIFA decidió no emitir sanción alguna.

Pero las costumbres las más de las veces dirigen los actos irreflexivos. No toda costumbre es sana ni tiene por qué seguirse. La palabra “puto”, “puta”, tiene una carga negativa y su uso siempre señala desprecio, coraje –odio–, desagrado y disgusto. En principio la palabra califica a una persona que recibe dinero a cambio de relaciones sexuales. Especialmente se usa para señalar a las mujeres que se dedican a la prostitución o a las que mantienen relaciones con más de un hombre. Por supuesto, es un insulto (no tengo conocimiento de alguna palabra que designe específicamente a los hombres que pagan).  Segundo, se llama “putos” a los hombres que gustan sexualmente de otro hombre. En este caso también es un insulto, pero doble. Por un lado se denigra al hombre en cuestión y por el otro a la mujer, pues se le llama puto en alusión a los ademanes “mujeriles”. Lo femenino se opone a lo masculino en términos de positivo y negativo: débil-fuerte, cobarde-valiente, no pensante-inteligente. El hombre de actitudes femeninas es un hombre cobarde, delicado, miedoso y de poco seso (la calificación guía un comportamiento que es peligroso, cuando se  exige pasar pruebas absurdas como matar, abusar o despreciar a alguien: “Eres puto si…”).

Por extensión, “puto” es aquel que no mantiene su palabra o que no se comporta como el clamor de su comunidad lo exige: “No seas puto” =“mala onda”, “mala leche”, “mal pedo”,  “mal plan”, “mal amigo”. El cariz de mal carga a las frases: “Puta suerte” e “hijo de puta”. Lo prometido y no cumplido no tiene valor: “¡Qué puto!”= “Poco hombre”, “no tengo ni puto peso”, “nos echaron a la puta calle”, “ni puta idea”. En todo caso la palabra se emplea para  designar un hecho o una persona que provoca disgusto o desagrado, lo cual puede ser algo que cuesta mucho: (una puta), que se nos hace muy complicado: “Puta prueba”, “puta vida”. Ese algo que costó mucho pudo haber sido satisfactorio: “Estuvo de puta madre”= estuvo muy bien. (Claro, cuando el cliente está satisfecho con los servicios sexuales que compró).

De chingón y chingonería

chingar

Hace poco escuchaba a un locutor de un programa de radio dar consejos para hacer poesía: no rimas fáciles, no lugares comunes, etc. Esto no me sorprendió, pues dicho locutor se precia de ser poeta. Tampoco me sorprendió que pronunciara la palabra chingón. Lo que sí me asombró e incluso me disgustó es que su discurso estuviera plagado de la palabra chingón y sus derivados, en realidad sólo uno, chingonería. Perdí la cuenta de cuántas veces se expresó con estas palabras, aún más, me fastidió y apagué el radio. Sin embargo no olvidé el asunto. Quedé reflexionando sobre la causa, ¿ansia de identificarse con un determinado grupo social?, ¿desprecio por los radioescuchas?, ¿incapacidad para hilar un discurso oral? Quizá el dicho poeta sólo se conduce por inercia, como la mayoría, al utilizar palabras soeces como muletillas: “sí güey, no güey, ajá güey”. “El pinche Luis le dijo al pinche Pepe que la Pinche julia… no mames”.  Cierto que ninguna palabra de la lengua española es despreciable, ni las soeces, pues todas cumplen una función comunicativa, la cual por supuesto implica la expresión de las emociones. Si uno está enojado, muy enojado, nada como las palabras soeces para calmarnos, por eso una vez dichas se siente mejoría. Sin embargo pronunciarlas una y otra vez sin razón anula la función emotiva y por lo tanto fractura la comunicación. Ya Octavio Paz señaló la fuerte carga semántica del verbo chingar y sus derivados. Por supuesto, cuando uno está muy enojado no es lo mismo expresar “Estoy demasiado molesto” que “Me lleva la chingada”. Pero esta capacidad expresiva de las palabras soeces sólo funciona en determinadas circunstancias. Por lo que el abuso o más bien la reducción del lenguaje sólo a ellas demerita la comunicación. Esto incluso se ha extendido al teatro y al cine. Se provoca la risa fácil cuando se pronuncia una palabra soez. Es lastimoso reconocer en la risa los prejuicios y la ignorancia del auditorio, pero más lastimoso que los remitentes menosprecien a su auditorio. Hay tiempo para todo –decía el Eclesiastés. Cada cosa, pues, en su momento, o cada palabra en su momento. La función comunicativa del lenguaje se pierde cuando el vocabulario se reduce a dos palabras, sean estas palabras soeces o no, el efecto expresivo se anula cuando en un minuto se repite incontablemente chingón y sus derivados. Bien vale la pena que reflexionemos sobre la lengua, el sistema más perfecto hasta ahora para expresarnos. Y recordar que en nuestro idioma contamos con miles de palabras.

 

Eufemismos

Los eufemismos son palabras o expresiones que se utilizan para sustituir otras que nos parecen agresivas, por francas, por groseras o porque su pronunciación es tabú.  Es decir, el eufemismo funciona como una máscara. Su utilización es muy frecuente en el discurso político para ocultar decisiones poco favorables a la población en general. También se utilizan  en situaciones de guerra, en las cárceles y para referirse a temas tabúes como el sexo y la muerte.

Lee los siguientes ejemplos y piensa qué es lo que se ha querido ocultar y por qué. Es importante que sepas develar el significado de los eufemismos porque sabrás cual es la intención del hablante y el motivo por el cual enmascaró esa intención.

 

1.- Realizaremos un ajuste impositivo

Habrá un aumento en los impuestos

2.- Hubo daños colaterales

Se asesinó a población civil

3.- Lo sentenciaron a muerte

Está en Libertad provisional

4.- Realizaremos una operación en el Tíbet

Invadiremos el Tíbet

5.- Vamos a pasearlo

Vamos a ejecutarlo

6.- Fue sometido a métodos persuasivos

Fue torturado

7.- Será necesaria la intervención militar

Haremos la guerra

8.- Nadie debe tocar tu miembro viril

Nadie debe tocar tu pene

9.- Es necesario hacer un reajuste en la empresa

Vamos a despedir empleados

10.- Comenzó la limpieza étnica

Comenzaron los asesinatos por racismo