Tag Archives: GUERRA JUSTA

De la guerra

EL COLOSO DE GOYASe dice que las guerras son necesarias cuando tienen un fin loable. ¿Qué tipo de  fin se entiende por “loable”?,  ¿las guerras pueden tener un fin positivo?, ¿acaso la libertad o la justicia se consiguen asesinando? Las guerras se justifican cuando estallan para evitar el mal mayor. Lo terrible es que nunca sabemos cuál es el mal mayor porque en las decisiones de estado hay otros factores que pesan más que el supuesto mal mayor. Lo terrible es que en las guerras son asesinados miles de inocentes y el asesinato y la tortura se vuelven una costumbre difícilmente controlable. La orden, el propósito, es acabar con el enemigo, aquel que se opone o es un obstáculo para la consecución de un fin, así sea tu hermano, tu hermana. En la guerra se asesina, se pierde el control, se desconfía, se va la mano, se derrama sangre inocente, lloran los padres y madres por sus hijos asesinados y los hijos huérfanos rascan la tierra buscando, buscando.

Todo acto se puede justificar, para eso existe el lenguaje, capaz de crear telarañas. La distorsión encuentra su cauce y se erige derecho y verdad. ¿Quién, juzga, quién razona? La mente se somete a deseos mezquinos. Las guerras no son justificables; ni siquiera en el juego, pues exigen un vencedor y para que lo haya se aplasta al otro. ¿En qué consiste el premio por ser el mejor?, ¿por someter y humillar? Ser mejor, mejor que el extraño, mejor que el vecino, mejor que tu hermano. Triunfar. Tener más y cada vez más. Caminar orgullosos y soberbios sobre los perdedores, sobre los cadáveres. Lo cierto es que vence la muerte, puntual y precisa.

Después de la victoria, se impone la instauración de un nuevo orden, repartición de tierras, repartición de puestos, repartición de castigos. Las manos están manchadas, el pensamiento obnubilado. ¿Cuál es la gloria del vencedor? La derrota de la civilización, del ser humano que actúa por ambición y egoísmo. Los comics lo retratan bien. Un superhéroe salva a uno destruyendo media ciudad y sembrando pánico en  toda. ¿Valió la pena el rescate? Un nuevo tirano sobresale entre los hombros de las multitudes y viene la traición. La más devastadora de todas, la traición a los principios loables por los que se emprendió la matanza.