EDITORIAL/Caín y Abel

En semanas anteriores de nuevo hemos visto las estremecedoras escenas de los ataques del gobierno israelí a Palestina. Un viejo conflicto entre hermanos que parece haber sido fraguado por el diablo. Ver Más »

VISIT - ANDO /Exconvento de San Nicolás de Tolentino, Actopan, Hidalgo

En busca del sabor exquisito del gusano de maguey me encaminé a Actopan, Hidalgo, población conocida por su gastronomía. Y en verdad, si eres de ”buen comer y beber” piensa en la barbacoa y el ximbó Ver Más »

DARDO ARTE /Porque te amo/Eso está escrito

La canción rencorosa se propagaba melancólica por toda la habitación, Rodrigo llenaba su copa una y otra vez/ Lápiz, lapicero ¿me quiere, no me quiere? –repetía la pequeña columpiándose en la rama del viejo árbol. Ver Más »

CARTA A... / A los benefactores

Estimados benefactores: Por medio de esta carta me permito expresarles mi agradecimiento por preocuparse por los miserables de este país. Sé que son seres con conciencia, la cual les obliga a donar determinada suma a las instituciones de caridad, su intención es muy loable Ver Más »

RESEÑA /Nazarín

Nazarín es una novela del Realismo español, escrita por Benito Pérez Galdós (1843-1920), narrador prolijo que escribió entre otras obras La fontana de oro (su primera novela, 1860); Doña Perfecta, Marianela, Fortunata y Jacinta, Miau, Misericordia y Episodios Nacionales. Ver Más »

DE LA LENGUA /De puto, puta y otras puterías

Durante la pasada Copa Mundial de Futbol se calificó como racista y discriminadora a la porra mexicana por gritar “puto” cada que el portero del equipo contrario despejaba. La Federación Mexicana de Futbol se vio amenazada con una sanción por lo que se argumentó que el grito no era un insulto Ver Más »

SIN PREJUICIOS / De la guerra

Se dice que las guerras son necesarias cuando tienen un fin loable. ¿Qué tipo de fin se entiende por “loable”?, ¿las guerras pueden tener un fin positivo?, ¿acaso la libertad o la justicia se consiguen asesinando? Ver Más »

PARA CONOCER /Alfonsina Storni

Alfonsina Storni es una poeta cuya mención nos remite a las hermosas canciones que su vida, su obra y su muerte han inspirado: “Alfonsina y el mar” y “Templo de agua”. Alfonsina es oleaje y poesía. Ver Más »

 

Exconvento de San Nicolás de Tolentino, Actopan, Hidalgo

En busca del sabor exquisito del gusano de maguey me encaminé a Actopan, Hidalgo, población conocida por su gastronomía. Y en verdad, si eres de ”buen comer y beber” piensa en la barbacoa y el ximbó, cocidos en horno subterráneo, sobre pencas de maguey. El olor y su apetitosa apariencia es un deleite para los sentidos. Se acompañan con nopales y tortillas hechas a mano, o si prefieres, con una gordita de escamoles o chinicuiles o chicharras o gusanos de maguey o flores de garambullos. Hay bastante para elegir. En cuanto al pulque, qué te puedo decir, natural o curado, es delicioso.

exconvento430Pero Actopan no es sólo gastronomía, a ella se suman la arquitectura y la pintura. Antes de degustar las exquisiteces gastronómicas, te recomiendo consientas el ojo. Visita el templo y el exconvento de San Nicolás de Tolentino, un santo que identificarás por sus símbolos, la estrella en medio del pecho, el libro de las reglas, el lirio y el crucifijo. La construcción semeja una fortaleza medieval por su estilo plateresco, se yergue en la plaza, coronado por los montes, allá a lo lejos, las rocas conocidas como Frailes parecen ir caminando uno detrás de otro como en procesión.

Los frailes agustinos fundaron el convento en 1546. Su pórtico está conformado por arcos de medio punto. Arcos ojivales, bóvedas góticas, pinturas al fresco de diseño geométrico, de trazos fuertes en negro y blanco y ocasionalmente rojo. Los motivos decorativos se repiten una y otra vez, recordando a través del símbolo de la orden, un corazón atravesado por tres flechas, el amor divino: “Habías atravesado nuestro corazón con las flechas de tu amor, y llevamos tus palabras atravesadas en nuestras entrañas…” –escribió San Agustín. Éste, santa Mónica, san Nicolás y otros frailes agustinos permanecen en lectura y estudio. Sobrios en su hábito, una túnica de color negro que llega hasta los tobillos y una capucha en forma de punta o de cono, los frailes agustinos, como san Agustín, doctor de la iglesia, cultivan el amor a dios, al estudio y la meditación.

Otro tipo de murales encontramos en la capilla abierta; su construcción es un arco de medio punto y bóveda de cañón corrido. Se observa que debieron haber sido muy bellos y, digo debieron, porque casi se han perdido. Apenas se alcanzan a distinguir escenas del infierno, bastante coloridas, sin embargo.

Ahora sí, después de deleitar el ojo y el espíritu, a deleitar el paladar. ¡Buen provecho!

Carta a los benefactores

viridiana430Estimados benefactores:

 

Por medio de esta carta me permito expresarles mi agradecimiento por preocuparse por los miserables de este país. Sé que son seres con conciencia, la cual les obliga a donar determinada suma  a las instituciones de caridad, su intención es muy loable, los admiro, pues he de confesar que yo carezco de espíritu altruista y jamás doy diezmos ni limosnas (no puedo deducir donativos, pues soy contribuyente cautivo).Además, desconfiada, escruto al que pide, escucho sus palabras y sus lágrimas y acabo por pensar que son falsas. Los niños sí que me enternecen, sobre todo, los que andan a altas horas de la noche vendiendo chicles o arrastrándose por el piso de los vagones del metro. Me pregunto a qué hora duermen, si van a la escuela, si han comido… A veces me conmuevo al punto de intentar sacar una moneda, pero mientras hurgo en mi bolsillo, pienso en los adultos que manipulan y obligan a esos niños a pedir dinero o a vender –chicles y miseria. Entonces me guardo mi monedita y en su lugar saco una brillante, enorme y jugosa manzana roja, que para nada es la de Blanca Nieves, pero en su mayoría los niños y los borrachos que, como yo, también son mal pensados, me la desprecian; supongo piensan que soy la bruja asesina. Y es que en cuestiones de caridad y compasión se suele caer en retruécanos. Las buenas intenciones no siempre devienen en bien y la caridad a ciegas es locura. Hay lobos que se disfrazan de corderos y corderos amigos de lobos. Mejor que yo, lo explica Buñuel en sus películas, Nazarín o en Viridiana (ambas basadas en novelas de Benito Pérez Galdós).  En Viridiana sobre todo se vive el retruécano real y ficticio (Buñuel hace de una mediana, una buena actriz). Recordaran que en Viridiana una ex novicia compasiva e ingenua (Silvia Pinal) recoge vagabundos y estos terminan abusando de su “bondad”. Hay una famosa escena, el selfie a la manera de La Última Cena, de Leonardo. El “selfie” es una provocación y una bella imagen. Las fotografías de políticos, intelectuales y empresarios benefactores con madres Teresa de Calcuta distan mucho de la belleza lograda en un film de Buñuel, pero de todos modos impactan. Se dona a asociaciones civiles y se premia labores “altruistas” sin compasión y sin empatía. El “selfie” es lo que importa y la sala de recibimiento bien barrida. El visitante nunca se interna en los dormitorios. A los miserables, de lejos, lanzando vítores y sonriendo por haber recibido una donación.  Ah, los lobos sueltos, se divierten  fundando asociaciones civiles sin fines de lucro y libres de impuestos y supervisión. Los políticos se pasan por allí, sólo para la foto que comprueba que trabajan en resolver  los problemas sociales. La compasión hipócrita es hueca y peligrosa. Algunos se aprovechan del remordimiento de unos, la buena intención de otros y la miseria de muchos. Viridiana juega en trío.