Eso está escrito

Sin título-1Lápiz, lapicero ¿me quiere, no me quiere? –repetía la pequeña columpiándose en la rama del viejo árbol. –¿Sabes leer las manos? –preguntó a su hermana. –Claro –contestó ésta. Mira, dice m. –No, replicó la otra, dice c-a-r-l-i-t-o-s. –¿Carlitos?, ¿eso dice tu mano? –Sí. La niña sonreía, sus ojos iluminados se cerraron para tomar impulso. La que quedó sentada en el pasto la miró pensativa, el lápiz le había dicho que su mamá la quería mucho. Su hermana parecía volar. –Erendira –gritó de repente ¿quieres a Carlitos? Erendira no contestó, bajó del árbol y echó a correr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *